Papel de Ventrículo veloz

Por Fernando Solís

En estos últimos años hemos podido experimentar un enorme cambio en lo que a teatro dirigido al público adolescente se refiere. Todavía puedo recordar cuando las campañas escolares consistían en versionar clásicos del siglo de oro, entendiendo que esta era la oferta que más se ajustaba a las necesidades pedagógicas de los institutos. ¿Cuántas veces hemos visto adaptado El Lazarillo o los entremeses de Cervantes para el público Joven? Sin embargo, por el motivo que fuera o fuese, este formato no terminó de atrapar y enganchar a un público hiperestimulado por las nuevas tecnologías y sobreinformado con las redes sociales. Escapando a la lógica de todo profesional del teatro (nótese la ironía) las andanzas de nuestro Lazarillo, con esa picaresca tan nuestra, no terminaban de convencer al púber espectador cuyas hormonas y circunstancias le dirigían la atención a otros aspectos de la vida.

Sigue leyendo

Anuncios