Alicia de El Retablo

Por Eva Llergo

Solo cuando llevo un rato viendo la versión en danza-teatro que la compañía El Retablo ha elaborado de la Alicia de Lewis Carroll, me doy cuenta de que narrar esta historia a través de la danza le viene como anillo al dedo. Alicia es un gran sueño y en los sueños no se cuentan las cosas como en la vida real… Hay muchos símbolos y se utilizan otros lenguajes distintos a los de la vida cotidiana. Exactamente igual que cuando se narra una historia con ayuda de la danza. Sigue leyendo

Anuncios

Retales de Higiénico Papel Teatro

Por Patricia García

En el escenario, un biombo de época con varios vestidos, abrigos y guardapolvos, una mesa antigua de madera, dos maniquíes y un perchero sobre el que cuelgan perchas llenas de ropa. Así presentan los asturianos Higiénico Papel Teatro, su obra Retales.

Sigue leyendo

El chico de las zapatillas rojas de Ados Teatroa

Por Marta Larragueta

La obra arranca con una escena que trae bonitos recuerdos a los adultos sentados en las butacas: tres niños jugando en la calle, esperando a que les llamen desde la ventana para subir a cenar, tan tranquilos; tras saltos, brincos y carreras, los niños aparcan su universo de fantasía y se marchan a casa. La acción se centra entonces en el salón del querubín que pronto se convierte en protagonista: su madre acaba de llegar a casa, derrengada, y se quita los zapatos para ponerse cómoda. Mientras los padres charlan, el pequeño se calza los tacones rojos y se lanza a zapatear por todo el escenario, con una gracia y un sentido del ritmo que nos confiesa que no es la primera vez que lo hace.

Sigue leyendo

De corazón a corazón de Ñas Teatro

Por Coral Gil

Cuando me llegó la información de que Ñas Teatro nos invitaba a ver De corazón a corazón, tuve un pálpito, nunca mejor dicho. Les recordaba de Lana de Luna, esa piececita que por motivos de agenda, y de que mi pequeña ya llevaba dos obras en el lomo en pocos días, me perdí de la última edición de Rompiendo el cascarón. Estaba claro que tarde o temprano Ñas volvería a cruzarse en mi camino para… hacerme un regalo. Y es que esto es lo que ha representado esta obra para mí: un regalo.

Sigue leyendo

Pinoxxo de Ananda Dansa

Por Alejandra Gil

La aventura de la marioneta de Collodi siempre nos mantiene en danza: nos sobresalta con sus idas y venidas en su desparpajo indómito, nos inquieta con las tentaciones que le pierden por los caminos, nos encoge el corazón con los castigos que penden, tantas veces, sobre su cabeza. Pero, sobre todo, nos conmueve porque es el niño impetuoso que siempre se salva porque tiene dos ángeles guardianes que le protegen: el amoroso Gepetto y el hada azul, que son un trasunto de los padres bienhechores. El espectáculo de Ananda Dansa convierte este danzar de Pinocho en un ballet de estilizada puesta en escena, sintético en el mensaje que quiere transmitir y despojado de toda parafernalia circense, incluso de la nariz icónica, para ofrecer al espectador –grande y pequeño– una joyita de ritmo delicado y  palpitante, como los corazones de los protagonistas del cuento. Sigue leyendo

Qué brisa la risa por Akántaros y María Escobar

Por Coral Gil

“¿De nuevo por aquí?”

Qué frase tan sencilla, pero que reconfortante y significativo que el personal de un teatro te reconozca como un “habitual”. Pero sí,  cómo no vamos a ser habituales de un ciclo como Rompiendo el cascarón que se ha convertido en referente del teatro de calidad para los más pequeños de la casa. Cómo dejar de ir, si cada propuesta nos ha sorprendido, emocionado, divertido, y aumentado el tamaño de ese gusanillo del escenario. Cómo dejar de estar enganchados a esa sesión de gestos y comentarios de tu pequeña/o espectador al descubrir la magia del teatro en cada función.

Sigue leyendo

Cuisine & Confessions de Les 7 doigst de la main

Por Eva Llergo

Circo, danza y teatro. Todo en uno. Y todo excelente como partes aisladas y como conjunto. Así podríamos definir en pocas palabras el último espectáculo de la compañía canadiense Les 7 doigts de la main, Cuisine & Confessions. Pero siendo sinceros nos quedaríamos cortos. No se puede ser tan parco, aunque sea conciso, con un espectáculo que despierta todos y cada uno de nuestros sentidos. Hasta el sexto: inexacto, incalificable y esotérico.

Sigue leyendo