Pequeños naturalistas de El efecto Galatea

Por Eva Llergo

Pequeños naturalistas es un pintura de José Jiménez de Aranda que el Museo del Prado expone en su sala 62A. Muestra a cuatro niños en un jardín absortos en la contemplación de un pequeño escarabajo. Pero Pequeños naturalistas es también la pieza que El efecto Galatea ha compuesto para acercar la obra, y el arte por extensión, a los más pequeño de la familia. La obra nace, pues, como un ejercicio puro y duro de instrumentalización: una pieza compuesta por encargo para “vender” un cuadro y su valor artístico, para iniciar en la apreciación de la pintura a través de un arte más cercano e innato en los niños: el teatro. La pieza teatral podría, por lo tanto, haber quedado simplemente en una pieza de engranaje, en un puente que hay que atravesar para llegar a la verdadera meta: el cuadro. Sin embargo, en este caso, el medio se convierte en el fin. Con el valor añadido de no desmerecer ni eclipsar la obra que presenta.  Sigue leyendo

Anuncios