Óscar, el niño dormido de El espejo negro

Por Eva Llergo

Ciertamente la literatura infantil, y también el teatro, están cada vez más instrumentalizados. Es decir, parece que muchos autores que piensan en el público infantil no conciben sus obras para generar amor por la literatura, fomentar la imaginación, el espíritu crítico, la creatividad o la empatía a través del conocimiento de otras realidades. A juzgar por muchas de las publicaciones infantiles actuales sus autores parecen escribir pensando en la literatura como un pasaporte en primera clase para el acercamiento (cuando no adoctrinamiento) sobre los más diversos temas: la tolerancia, los mamíferos o la etnia gitana. Muchos autores se defienden de esta crítica alegando que es la sociedad (léanse las familias) quien demanda, quizás por falta de formación literaria o por exceso de apego a la educación emocional, que las obras que ofrecen a sus hijos tengan ese “valor añadido”, esa dichosa moralejita que subraya la Utilidad (así con mayúscula) del libro en cuestión. (Olvidan quizás también los papás  -o los mayores en general- que los niños son capaces de captar los valores de una historia incluso aunque  no se les subrayen con triple línea fosforita y con relieve).

Sigue leyendo

Anuncios

Circus de Jordi Bertrán

Por Elena Capote

En un mundo donde los videojuegos, los youtubers y los dibujos animados parecen el ocio favorito de los niños (y, por desgracia, en algunos casos el único), es agradable encontrar por las calles distintas iniciativas que permiten acercan el mundo de las artes escénicas a los más pequeños de la casa. Durante este verano, he tenido el privilegio de toparme con distintos espectáculos de este tipo allá donde he ido. Rincones de la ciudad que, por un día o incluso por todos los meses del verano, se convierten en el hogar de simpáticos títeres que congregan a decenas de niños impacientes por apagar la televisión y llegar a tiempo a ver cómo la princesa Esmeralda logra libarse del ladrón Espadachín y todo gracias a sus cachiporras y a los gritos de aviso de unos emocionados niños. Y es que, si los títeres y las marionetas llevan tanto tiempo fascinando a las nuevas generaciones será porque tienen la facilidad de aunar fantasía y belleza con aquello algo más tosco y bruto que tanto divierte a los niños.

Sigue leyendo

Garbancito en la barriga del buey de La gotera en Lazotea

Por Eva Llergo

Llegamos tarde a la representación de Garbancito en la barriga del buey, ¡ay! Cuando nos aposentamos en el incandescente suelo de la Plaza de España de Villanueva de la Cañana los actores-músicos ya están en escena… El buey-bicicleta-tambor también. Mi pequeño espectador de 9 años ve a los actores y dice “Mamá, esto es para pequeños”, se levanta y se va. ¡Definitivamente no hemos empezado con buen pie! Yo miro a los actores y pienso que el calor también les está afectando… Falta algo de tempo y salero en escena. ¡Y nosotros que nos habíamos desplazado hasta aquí para ver el galardonado como mejor espectáculo de tíretes de los Premios FETEN 2017!  Pero los FETEN no se equivocan. Ellos habían galardonado a los títeres y, en cuanto a parecen, traen con ellos la magia. Entonces todo me cuadra… ¡es que los actores no son actores! ¡son titiriteros!

Sigue leyendo

Screen Man de Teatre L’home dibuixat

Por Eva Llergo

Screen Man (el hombre pantalla), el espectáculo de Teatre L’home dibuxat, es una invitación a soñar. El actor/pantalla, vestido de blanco, bondadoso, inmenso… nos recuerda a un retrato desdibujado, no pretendido quizás, de un dios cualquiera. Llámalo amigo, padre, colega… el caso es que claramente ha sido colocado en el camino para decirnos que no hay nada malo en soñar y que todas las realidades comienzan con un sueño.  Sigue leyendo

Out de Unterwasser

Por Eva Llergo

¿Es realmente Out una obra para todos los públicos?, me pregunto nada más salir de la sala del Teatro Valle Inclán con mis tres hijos. En muchos sentidos las respuesta es sí. Lo es por su lenguaje universal (es una obra sin palabras), la simbología básica en la que se sustenta el argumento, las imágenes que se construyen… Todo puede ser perfectamente comprendido por un niño de cualquier edad, y sin embargo… ¿Por qué ese peso en mi pecho? ¿por qué esa sensación de catarsis? Sigue leyendo

¿Cómo te lo cuento? de Onira Teatro

Por Eva Domínguez

Domingo por la mañana, llueve, está gris y… ¡tenemos muchas ganas de teatro en familia! Así que nos ponemos en marcha y en el camino nos encontramos con un libro mágico, dos duendes y una petición: “escucho el secreto y lo guardo con cremallera”.

¿Entonces esto va de secretos?… ¡Pues nos apuntamos!

Sigue leyendo

¡A comer! de Els peus de porc

Por Eva Llergo

Titeresecena nos tiene ya acostumbrados a abrir con fuerza su programación cada otoño. En esta tercera convocatoria el elegido ha sido el espectáculo ¡A comer! de Els peus de Porc nombre que utiliza el titiritero, e ingeniero, Xesco Quadras para representar sus espectáculos en solitario. ¡A comer! viene avalado por ser el ganador del Premio FETEN 2015 al Mejor Espectáculo de Títeres.  Sigue leyendo

Don Quijote de El Retablo. Teatro de Títeres

Por Eva Llergo

El Quijote es, sin lugar a dudas, una obra maestra. Pero a veces se nos olvida. La culpa quizás la tiene la explotación que, en nombre de la pedagogía y la culturización, hacemos de los clásicos. Es ver “El Quijote” en el nombre de una obra de teatro, película, serie o cualquier otro producto cultural, y a una le entra como flojera. Y es que no es nada fácil interpretar y reinterpretar a los clásicos. La mayoría de los que abordan esta empresa ofrecen resultados pasables que, como primer acercamiento para los más pequeños pueden resultar beneficiosos, pero que no aportan nada a lo ya dicho. Por el camino, además, provocan sin querer que el clásico parezca perder parte de su lirismo, su mensaje y su perfección formal. Pues bien, no es este el caso de El Quijote (o “Las aventuras de El Quijote”) de la compañía de Títeres El Retablo.

Sigue leyendo

El flautista de Hamelín de Olveirasalcedo

Por María Zúñiga

Estamos ante un espectáculo diferente. Aquí la oscuridad y la luz ceden el protagonismo a las sombras… para poder crear ambientes de sueño y comprender un poquito mejor el mundo. Se juega con la magia a través de un mundo onírico que se mueve entre ilusiones que se pueden contemplar y escuchar. Con esta obra se redescubre la leyenda popular medieval alemana del Flautista de Hamelin que, gracias a su música pudo liberar a una ciudad de una enorme e incómoda plaga de ratas. Sigue leyendo